INVESTIGACIÓN

banner

Expertos australianos y chilenos abordaron preocupaciones y desafíos de la salud pública

UQ 24 10 2017 07Envejecimiento, cáncer y obesidad fueron algunos de los temas tratados en el Simposio Internacional organizado por el Ministerio de Salud, The University of Queensland (UQ) y la Vicerrectoría de Investigación UC.

Para intercambiar conocimientos y buenas prácticas en algunos de los principales desafíos para la salud pública y global del siglo XXI, se realizó el simposio internacional “Desafíos en la salud pública: experiencias de Australia y Chile”, en donde académicos de la prestigiosa Universidad de Queensland en Australia junto a expertos chilenos compartieron experiencias y abordaron importantes desafíos en un área que es de la mayor preocupación de los chilenos.

La actividad fue encabezada por el Subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows; el vicerrector de Investigación de la Pontificia Universidad Católica, Pedro Bouchon; el vicerrector de la Universidad de Queensland, Iain Watson; y el Embajador de Australia, Robert Fergusson. Uno de los principales objetivos del encuentro, dijo Burrows, es contribuir al fortalecimiento de la cooperación bilateral entre Australia y Chile, facilitando el diálogo entre los Gobiernos, la comunidad académica y ambos países en general.

Para nosotros como universidad, dijo el vicerrector de Investigación UC, es importante participar del debate de temas que son trascendentales para Chile, como es la salud. “Los problemas que se tratarán en este simposio son complejos y requieren ser analizados desde una perspectiva interdisciplinaria, además es importante general alianzas internacionales que nos permitan aprender de la experiencia que han tenido otros países. Por último, es también muy importante impulsar el trabajo conjunto entre la academia y el gobierno, para poder así aportar en futuras políticas públicas”.

El vicerrector de la Universidad de Queensland, Iain Watson, habló sobre cómo los investigadores pueden hacer grandes cambios que vienen a mejorar la calidad de vida de las personas. “Esta alianza entre ambos países puede ser muy fructífera y nos puede ayudar en la lucha de varias enfermedades que aquejan a ambas naciones, y a promover una mejor salud para la población. Nosotros esperamos sacar el mayor provecho de la experiencia chilena y esperamos generar más oportunidades de trabajo conjunto”.

Las temáticas analizadas fueron:
• Obesidad: Con una alta prevalencia en las poblaciones de Australia y Chile, significa un factor de riesgo relevante en el desarrollo de enfermedades no transmisibles, tales como enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer, entre otras. La obesidad en Australia alcanzó un 28% en 2014-2015, y en Chile un 25% en 2010, lo que impone desafíos no sólo para el sistema de salud, sino también para las áreas de protección social y económica de los países.
• Cáncer: Es una de las enfermedades que más ha avanzado a nivel global en términos de impacto sanitario, económico y social. En Chile, el cáncer representa más del 26% de las muertes al año (más de 25 mil personas mueren al año por cánceres), siendo la segunda causa de muerte en el país. En Australia, más del 29% de su población fallece de cáncer y representa la segunda causa de muerte a nivel país.
• Envejecimiento Saludable: La transición demográfica se está viviendo de manera progresiva en países que han avanzado en mejores estándares de vida y bienestar para su población. En Chile la esperanza de vida al nacer es de 80 años para los hombres y 85 para las mujeres. En Australia, en tanto, llega a 82,5 años. Ambos países tienen que adaptarse al proceso de envejecimiento poblacional, lo que presenta desafíos tanto para el sistema de salud como para los sistemas de protección social.
• Salud y Pueblos Originarios: Tanto Australia como Chile tienen una importante población de pueblos originarios. En Australia, el 2,8% de población pertenece a algún pueblo aborigen o es isleño de Torres Strait. En Chile, un 9,1% de la población se declara perteneciente a alguno de los 9 pueblos indígenas reconocidos en el país. Así, el sistema de salud y las políticas de salud deben considerar esta diversidad para adaptarse a las distintas culturas y cuidar la salud de toda la población.